21 octubre 2017

DANIEL ROMANO (16-10-17) Boite - Madrid

Un año después vuelve a pasarse por la capital el canadiense Daniel Romano, en aquella ocasión lo hizo con mayor aforo en la sala Sol, pero para presenta su nuevo disco ”Modern Preasure”, lo hizo en La Boite con menor capacidad tratando asi de minimizar los “daños” de un concierto en lunes. Gran ambiente y lleno en la sala.

Acompañado por His Trilliums Band, en formato clásico de cuatro, con dos eléctricas y, lógicamente sin la rica instrumentación y arreglos del disco, las canciones sonaron mas roqueras que country y desde el molinete a lo Pete Townshend inicial con el que comenzó el concierto en la canción que da nombre al disco, se vieron claras las intenciones del canadiense… un hubo acústicas y si mucho riff rabioso de eléctrica acompañado de por una interpretación vocal y gestual enérgica. La voz dylaniana de Daniel estallaba en arrebatos cercanos al punk en alternando canciones de sus dos últimos discos. Canciones directas de apenas tres minutos y enriquecidas por un juguetón sonido de farfisa y de batería como “Hunger is the dream you die it”, “When I learned your name o “Dead médium” (momento en el que se rompe una cuerda del bajo y… ¡¡¡ no se sustituye en todo el concierto !!!), aunque sin olvidar sus más reconocidos sonidos de country más glamuroso en canciones como “Roya”. 

A partir de ahí las canciones toman algo más de desarrollo, aunque Daniel sigue arrebatador con el micro y la guitarra, cambiando impulsivamente de tonos… ¡ incluso en una misma canción ! y mostrando pleitesía a sus referencias, aunque falto el guiño ramoniano de “The pride of Queens” versionaron “I wanna be sedated” e incluyo es estribillo del “My generation” de The Who en “If I’ve only one time askin” uno de sus canciones mas countries.

Para finalizar, un dúo con la teclista Kay Berkel, que aporto coros durante toda la actuación (junto al bajista Roddy Richmond) puso broche de oro a una trepidante actuación.

Etiquetas:

12 octubre 2017

LUNA (9-10-17) Joy Eslava - Madrid

Cuando en 2015 Luna decidieron reunirse para una serie de directos, Dean Wareham dijo que no volverían para componer nuevas canciones... dos años después se presentan de nuevo en directo cumpliendo la promesa a medias, pues su doble nueva entrega en estudio incluye "A Sentimental Education", versiones de reconocibles clásicos del rock en su cancionero más oculto (Velvet, Dylan, Bowie, Stones...) y "A Place of Greater Safety", canciones instrumentales.

Salvo en el capítulo de instrumentales, el concierto fue muy equitativo en cuanto a repertorio escogido. Repasaron su amplia discografía, desde los primeros noventa con "Lunapark" y "Bewitched", hasta su etapa final en el nuevo siglo con "Romantica" y "Rendezvous" pasando por el imprescindible "Penthouse" e incluso "Pup Tent" del que Wareham no guarda buen recuerdo... al menos de su resultado final en estudio.

Equitativo también en cuanto al protagonismo de los miembros del cuarteto. Sean Eden puso voz a "Broken Chair" composición propia con una cadencia lánguida que encaja bien con las de Wareham (compositor de prácticamente todo el repertorio de la banda) pero que difícilmente entraría en un repertorio si no es con el objetivo de contentar a todos. Lo mismo se puede decir de "One fine summer morning" una versión de Evie Sands a la que puso voz Britta Phillips y que apreció en su disco en solitario de 2016. Frágil equilibrio, en el que se vio a Sean disfrutando de sus muchos momentos de afilado guitarreo, mientras Dean con sus seis cuerdas asentaba los acordes que caracterizan a la banda.

Abrieron con "Fuzzy Wuuzy" perfecta para ajustar sonidos y ruidos varios, parecieron estar conformes y desde ese momentos se relajaron y se sintieron cómodos incluso para mantener varios diálogos entre Dean y Sean entre ellos y con el público... en su última cita en el Teatro Lara en 2015 se les veía más concentrados... menos conjuntado...  más tensos. A continuación "Let me dream if I want you" de Mink de Ville sorprendió, pues aunque no lo parezca la conexión con la banda que lideró Willy de Ville es clara... y si no comparen la versión original con canciones como "Ipoh" por ejemplo y busquen en los orígenes... Velvet, Television...

Tras las infalibles y bien recibidas "Chinatown" y "Hey sister", la versión de "The Cure" aunque también con mucha conexión oculta con las sonoridades luneras, sonó más previsible. Remontaron con el cancionero propio en "Black postcard" y "Tracy I love you" hasta alcanzar el clímax con la versión de Dylan "Most of the time" que en directo alcanzó momentos de pura magia, superando la versión en estudio... lo mejor de la noche. Difícil mantener el nivel, pero lo lograron con "Anesthesia" que algún neófito no exento de lógica pensó que era una versión de R.E.M. "Malibu love ness" con su trote arrebatador y su juego de guitarras creciendo y... rugiendo y "Friedly advice" con Lee Wall protagonista en la batería y es que en la noche capitalina sonó más Velvet que nunca.

Nuevo guiño a los inicios y... a los amigos en el bis con "Car wash hair" versión de Mercury Rev, compañeros de generación cuyos miembros aportaron sus instrumentos para que Dean pudiera grabar el primer disco de Luna cuando no tenía aún banda. La guinda, la esperada "23 minutes in Brusseles".  Todo esto en una escasísisma hora y veinte minutos que dejo al respetable con ganas de mucho más. ¡ Cada vez es más difícil es ver conciertos de dos horas en Madrid !


Etiquetas:

07 octubre 2017

KING CREOSOTE (30-9-17) El Sol - Madrid

Tras cancelar las actuaciones que tenía prevista el pasado mes de enero, King Creosote, alter ego de Kenny Anderson, presentó las canciones de su último disco "Astronaut meets appleman", una original propuestas de folk tradicional con atmósferas envolventes y algo épicas. En una renovada sala y ante un número de público que no se ha enfriado en estos meses de espera, se presentó el escocés, sólo con su acústica, por lo que no pudimos disfrutar de los arreglos y matices de teclados y cuerdas... aunque no estaba solo, su voz y su cuerpo dieron forma a las canciones, las protagonistas.

"Wake up to this", "Love live" o "Betelgeuse" sonaron en estado puro, a veces costaba reconocerlas, reforzadas por un abanico de gestos y silencios que hicieron que la actuación virara hacia una representación teatral musicada... por un experimentado "entertaiment" que encandiló al público con maestría y lo hizo bailar , dar palmas, y vitorear al ritmo que el marcaba.

En canciones como "You just want" por su instrumentación, fue más complicada  la adaptación a la acústicas, pero lo suplió el escocés con su carisma, interpretación y una voz extrañamente melódica
que le va muy bien a las canciones en este formato. Un mago, que finalizó con una divertida performance y con el público metido en el bolsillo.


Etiquetas:

17 agosto 2017

SONORAMA 2017 (12-8-17) Aranda de Duero - SANTIAGO AUSERON + SEXI SADIE - BERRI TXARRAK - ELADIO Y LOS SERES QUERIDOS - ILEGALES - LOS PLANETAS - LA HABITACIÓN ROJA - GRISES - EL MATÓ A UN POLICIA MOTORIZADO - TODOS TUS MUERTOS



 Día grande en Aranda con la celebración del vigésimo aniversario del festival que reúne a buena parte de las bandas pop del territorio "indie". En uno de los mejores momentos de este sábado, al caer la tarde, aparece Santiago Auserón acompañado por Sexi Sadie. Con el subtítulo de 35 años de canciones, las palabras justas y su despreocupado carisma, ya de inicio domina el escenario con sus canciones y su interpretación de las mismas... junto a esa inconfundible y versátil voz que le sigue permitiendo amoldarse a los diferentes tipos de canciones... y es que repasó sus diferentes etapas musicales y la evolución de las mismas, sobre todo con Radio Futura, aunque sin olvidarse de Juan Perro del que rescató "A la media luna", "Negril" y una destacable "A un perro flaco". Cortesía con la banda mallorquina interpretando en inglés dos de sus canciones, "Scratch in my sky" sonó memorable.

Comenzó con "Annabel Lee" (adaptación de un poema de Edgar Allan Poe) para continuar con la vía festiva en canciones como "A cara o cruz", la aclamadísima "Escuela de calor" o “Veneno en la piel". Dominaba el repertorio de Radio Futura, aunque con sabias incursiones de Juan Perro. "Paseo por la negra flor" puso el listón muy alto, de lo mejor del concierto, para acabar con un público entregado a clásicos como "Han caído los dos" y "La estatua del jardín botánico". Energía, elegancia y grandes canciones para abrir el sábado de aniversario.

Cambio radical para ver a Berri Txarrak, un gusto ver al veterano trío en escenario grande en un festival mayoritariamente pop. Todo un acierto organizativo que los de Lekumberri supieron aprovechar ilustrándonos en el buen uso de la melodía, ya fuera en canciones más metaleras, hardcore o rockeras. Repasaron parte de su extensa discografía, no faltaron clásicas como "Ikasten", "Oreka" o "Oihu" ni las versiones de MGMT y Daft Punk que últimamente llevan al directo para delirio del público. Una actuación enérgica para ganar nuevos seguidores, que los había y salieron encantados.

Mientras en los escenarios grandes se presentan los cabezas de cartel, en muchas ocasiones con los nombres habituales de cada año y actuaciones previsibles... en el tercer escenario se cuelan muy buenas bandas. Es el caso de Eladio y los Seres Queridos, banda gallega liderada por Eladio Santos. Nuestro Jeff Tweedy particular es uno de los mejores compositores de este país, pero las tendencias marcan y sigue ahí... en escenarios medios. Repertorio un tanto aleatorio con "Los dinosaurios" versión del clásico de Charly García, melodías íntimas con "Fuente do araño" y "Agardarei" cantadas en galego o "Viviendo con miedo" y "Tiempo futuro" Canciones impropias de un sábado festivalero a las diez y media de la noche como el propio Eladio señaló ¡ bravo por el riesgo ! aunque también hubo ruido al final en "Con el corazón en la mano" y en una soberbia versión de "La leyenda de tiempo" de Camarón, que presentó en primicia a los allí presentes como parte de su nuevo disco. Sobresaliente.

Vuelta al rock con Ilegales, para como dijo Jorge Martínez maximizar los cincuenta minutos de actuación, escasos para una banda como esta (por lo que representa tanto en la historia del rock como por su actual estado de forma). Los asturianos envolvieron al público en un torbellino de guitarras potentes entre el ruidoso acorde y la el fino punteo, el inconfundible sonido ilegal. Enlazan sin descanso canción tras canción ya sea reciente o de hace treinta años, todo encaja. Citar canciones eterizaría la crónica, todas las que imaginas y más, por recordar el final "Soy un macarra" alargada para presentar a la banda mientras estos se lucían con su instrumento ¡como las bandas rock de toda la vida! y un apocalíptico "Destruye". Fiel a sí mismo Jorge nos instruyó con algunas palabras de autoayuda sobre el bien y el mal, el cielo y el infierno... genio y figura del rock.

Noche de pasar de un extremo a otro, para, en el escenario principal curiosear sin ningún tipo de confianza sobre lo que depararía el concierto sorpresa de la noche, la guinda al pastel del vigésimo aniversario en el momento de máxima plenitud festivalera. Se había rumoreado de todo lo probable e improbable... y si, aunque éramos muchos los incrédulos acertaron los crédulos ¡ aparecieron ! Los Planetas con un repertorio que abarcó los distintos sonidos que han caracterizado, la evolución de los granadinos desde el "noise" noventero hasta la hondura de los sonidos meridionales sin olvidar los viajes psicodélicos.  Estallaron fuegos artificiales con los primeros acordes de "Segundo premio", para seguir con un repaso obligado a algunas de las canciones más representativas de su obra: "Corrientes circulares en el tiempo" o "Santos que yo te pinté"... y las nuevas canciones ¡clásicas ya! como las celebradas y emocionantes "Hierro y níquel" o "Espíritu olímpico" y la incisiva cadencia de "Guitarra roja". Jota y los suyos no se inmutaron ante la trascendencia del momento, se mostraron sobrios y eficaces... rotundos en el escenario y cediendo la celebración al protagonista, el público que en "Un buen día" hizo suya la fiesta. Tras rescatar himnos de os noventa como "Jose y yo" o "David y Claudia" aceleraron en la recta final con los himnos directos de pop enérgico como "Alegrías del incendio" o "Pesadilla en el parque de atracciones", para acabar con "De viaje" en el bis. Concierto pleno que no se pudo disfrutar al máximo debido a un sonido excesivamente bajo de volumen. Incomprensible para hacer que la fiesta fuera completa.

Después de eso poco más, La Habitación Roja mantuvo el pulso del pop de guitarras más enérgico con otro buen puñado de clásicos repartidos entre su amplia discografía y en el escenario pequeño Grises ofrecieron una buena dosis de electro rock impulsado por los efectos de guitarra y teclados. Pero no sólo en la noche y la madrugada está presente la música en Sonorama. Desde el medio día y cada vez en más lugares de Aranda proliferan escenarios con propuestas en muchos casos imprescindibles. Este año de nuevo el escenario Charco en el caluroso aunque arbolado Parque de la Isla, mostró las propuestas de más allá del Atlántico. Desde la Plata, Argentina El Mató a un Policía Motorizado ofrecieron una actuación ante un buen número de personas expectantes, que comenzó pausada, coincidiendo con las canciones de su último disco "La síntesis O'Konor", medios tiempos de aires soleados y atemporales como "La noche eterna" o "El tesoro", para desperezarse recordando las canciones de "La dinastía Scorpio" como "Mujeres bellas y hermosas" o "Chica de oro". Antes debieron actuar el legendario combo argentino también Todos tu Muertos pero hubo de posponerse al día siguiente por lo que la fiesta matinal quedó incompleta. Los bonaerenses finalmente actuaron la mañana siguiente, y aunque la presencia de público fue menor, no faltaron fieles que seguidores que les recordaban de sus visitas por nuestro país en los agitados noventas. Apabullaron a base de raggamuffin en "Mandela", "No te la vas a acabar" o "Todo lo daría", hardcore-punk en "Incomunicado" o "Mate", rap en "Por el camino real" o "Trece" y ritmos latinos "Tu alma mía/ Adelita" o "Andate". Realmente difícil clasificar estilos pues muchos de ellos se mezclaron a lo largo de la misma canción. Un torbellino acelerado por los movimientos constantes de Fidel Nadal y Pablo Molina, por los que no parece pasar el tiempo.


Etiquetas:

26 junio 2017

FESTIVAL DE LOS SENTIDOS - LA RODA (16-17-18 / 6 2017) - IVÁN FERREIRO - SIDONIE - ELEFANTES - LEÓN BENAVENTES - VARRY BRAVA - VIVA SUECIA -NUNATAK


ECDS se reencuentra cuatro años después con el Festival de los Sentidos… y nada más llegar se aprecia la evolución del mismo. Mucha más gente, más presencia del festival en el pueblo, cambio de recinto… ambiente de fiesta para la edición que supone el décimo aniversario. Dejando al margen la feria gastronómica que forma parte del festival, la oferta musical se centró en bandas y solistas consagrados que ya habían pasado en ediciones anteriores como Sidonie o Iván Ferreiro, junto a bandas emergentes, algunas ya casi habituales en el festival como Varry Brava, ¡ además de un buen puñado de bandas de Murcia !
 
En el nuevo recinto más cómodo, arbolado pero algo escaso de luz entre conciertos Viva Suecia presentó su segundo disco “Otros principios fundamentales”, los murcianos ofrecieron buenos momentos de pop de guitarra enérgico con himnos-estribillo pensados para estos momentos de festival. Canciones instantáneas como “Que esto funcione”, “Hemos ganado tiempo” o “A dónde ir” hicieron saltar a las primeras filas, aunque el resto estuviera aún a la espera de nombres conocidos.
Iván Ferreiro presentó su último disco “Casa” ampliando su repertorio de canciones infalibles… y ampliando el número de seguidores, se llenó el recinto durante su actuación. Repasó buena parte de su repertorio, en una actuación en la que creció como interprete de sus propias canciones, más pendiente de ellas que de lo que le rodean, público, ambiente… sobrio, incluso en su imagen (apareció con poblada barba canosa) y sólido en las nuevas canciones, dejando breve espacio a su repertorio clásico que pareció tocar casi por obligación ante un público más anclado en el legado de Los Piratas que el propio artistas.


Para cerrar la jornada otro clásico festivalero Sidonie. Saben manejarse como nadie en escenarios multitudinarios y ofrecen lo que mejor saben hacer, que además es lo que le piden sus seguidores. Grupo y público fundidos en una maraña de pop enérgico luminoso y potente, donde los estribillos mandaban. El repertorio de su nuevo disco “El peor grupo del mundo” se ajusta a la perfección, como así ocurrió con “Os queremos” con la que comenzaron “Carreteras infinitas” o la que da título al disco. “Fascinado” recordó los orígenes de la banda junto a “El bosque” o “El incendio” que aunque desconocidas para muchos sonaron vibrantes. 
La jornada del sábado vino marcada por la tormenta y se retrasó el horario programado. Elefantes congregó a una buena multitud de gente… su pop manierista gustó más al público menos festivalero o “indie” que al que anualmente acude fielmente a la cita rodeña. A Shuarma le ocurrió lo contrario que a Ferreiro, más pendiente de poses, gestos y público que de las canciones, también en las ajenas, versión de José Luis Perales incluida.

Los cartageneros Nunatak sorprendieron, moviéndose en terrenos intermedios entre el folk rock enérgico, enriquecido con instrumentos como el ukelele o la trompeta, y los medios tiempos con una acertada acústica. Los que allí estuvieron se dejaron notar en las primeras filas.

León Benavente puso patas arriba el festival con Abraham Boba al frente,  más desatado que en otras ocasiones, daba miedo verle de un lado para otra como un poseso mientras el resto de la banda… no perdía ritmo aunque si también algo de cordura. Desde  la inicial “Tipo D” hasta la final “Ser Brigada”, pasando por “Todos contra todos” o “Aún no ha salido el sol” no dieron tregua llevando el electro rock a límites cercanos al punk. Una apisonadora sónica… demasiado para unos, no lo bastante para otros.  Entre el retraso horario y el subidón (realmente lo segundo), no quedaron fuerzas para la actuación de Varry Brava

Etiquetas:

25 junio 2017

MOON DUO + Chiquita y Chatarra (13-6-17) Caracol - Madrid

Después de ver el pasado mes de noviembre a Ripley Johnson con Wooden Shijps, vuelve el californiano a la capital, esta vez con el dúo que forma junto a su pareja sentimental, la japonesa Sanae Yamada. Un dúo que es en realidad un trío por la incorporación ya hace unos años del baterista canadiense John Jeffrey. Moon Duo presentaron los dos volúmenes que forman "Occult arquitecture" editados este mismo año, en el que el primero de ellos se mueve entre la oscuridad y el segundo levitar hacia la luz... el yin y el yang según Ripley.

Hubo más de lo primero en la gran caja rectangular que es la sala Caracol, aunque los matices oscuros se mostraron en diferentes texturas: rugosas y ruidosas cercanas al krautrock más enérgico en "Creepin" o  etéreas e hipnóticas cercanas a la psicodelia más progresiva em "White rose" Todo ello envuelto en un halo de minimalismo sin concesiones... la iluminación del escenario (escasas variaciones de color para definir geometrías rotundas) los sonidos psicodélicos y postpunk (flotando entre melodías más o menos endurecidas)... los escasos movimientos de los músicos en el escenario... la parquedad en palabras de Ripley...

Crearon una cápsula de sonido envolvente en el que los teclados de Sanae formaban una densa base melódica que la guitarra de Ripley se encargaba de resquebrajar con incisos y afilados punteos. Para rematar, un bis en el que no sorprendió que se acordaran The Stooges y su clásico "No fun".

Abrieron el concierto Chiquita ya Chatarra, otro dúo, en este caso el formado por las asturianas Patricia Álvarez y Amalia Díaz que para la ocasión contaron con la colaboración a los teclados de Ricardo Baldo (Captains). La actuación se presentó en dos partes, en la primera punk primitivo y acelerado con toques surferos, en la segunda, tras cambiarse los instrumentos (batería y guitarra) postpunk denso y duro... precisamente cuando el teclado abandono el escenario.

Etiquetas:

06 mayo 2017

DISCIPLNA ATLÁNTICO - Gran oriente (Limbo Starr)

Hace año y medio se estrenaron discográficamente con un Ep homónimo en el que popularizaron "Parquesol". Estos vallisoletanos asentados en Madrid presentan ahora  Gran Oriente, un disco asentado en bases rítmica potentes y un cuidado... y conseguido sonido de guitarras que se desbordan desde el acorde sucio y ruidoso hasta el punteo afilado y punzante. Gran sonido inspirado en las bandas más potentes del rock alternativo de los noventa, pero con múltiples sonidos y ambientes revoloteando.

En "Anna Nicole, tanto por su guitarra como por su letra inicial evoca al "Exile on main street" stoniano, aunque la canción vira violentamente hacia un guitarreo de distorsión grunge. Tu "gemelo enfermo" tiende al postpunk ochentero y aunque no se resisten a la distorsión con las seis cuerdas, destacan unos teclados envolventes que generan una confortable atmósfera con la que respirar del aluvión de guitarras. En "Una mujer bajo la influencia" insisten en recrear ambientes, opresivos en este caso, pero aparece un saxo con el que juguetean con el free jazz... ¡ y salen bien parados ! A mitad del disco, "El camino es una serpiente" es un acelerón de punk rabioso y directo con una base rítmica contundente y una guitarra y teclados brillantes.

"Confeti sobre fondo de sangre" recrea imágenes de psicodelia pop, con una letra de escapismo juvenil que nos sitúa en la contracultura de los años 60' filmada por Godard. En "El cristo de las sales de baño" la psicodelia se hace lisérgica... y evasiva, hasta que estalla de nuevo en un delirio jazzístico de saxo y guitarra entrecruzados.Para acabar "Expreso de media noche" una opresiva "road movie" de guitarras grasientas y teclados apocalíticos, atravesando la noche londinense.

Muy destacables las letras, cantadas en primer plano y destacando sobre los instrumentos, que muestran personajes entre lo ficticio y lo real y que reflejan sin nostalgia un espíritu juvenil "premileniar" en el que las relaciones personales, acontecimientos cotidianos y sueños adolescentes eran más reales que virtuales: casas rurales, playas y pantanos, padres e hijos, discos y tabaco, chivatos de colegio... y muchas más hstorias por descubrir. ¡ Espíritu adolescente !


Etiquetas: